Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2009.

ENTREVISTA EN RADIO CORNELLÁ

Puede escucharse la entrevista que me hicieron en Radio Cornellá el pasado 6 de mayo entrando en el siguiente enlace(al final del programa):

http://rapidshare.com/files/230141036/LECDI_06.05.09.mp3 

10/05/2009 17:42 cotidianos Artículos. Artículos No hay comentarios. Comentar.

ENTREVISTA PARA LA BIBLIOTECA IMAGINARIA POR CRISTINA MONTEOLIVA

20090528172925-sunp1597.jpg

-¿Cuándo empezaste a escribir?

Escribo desde niño. Mi primera novela trataba de una pirámide, de unos conquistadores y unos lagartos gigantes. Tenía 14 años. Luego escribí relatos para la revista del instituto. Cuando empecé la carrera hacía un programa de radio en el que recitábamos nuestros propios poemas. Más tarde dejé de escribir, pero pronto me apercibí de que el gusanillo nunca desaparece del todo. Tras un viaje empecé a tomar notas, luego salieron historias. De eso hace ya más diez años sin parar.

 
-¿Qué tiene de especial para ti la vida cotidiana?
Es un disparador para la creatividad. De hecho al mismo tiempo que apareció Cotidianos, podía haber aparecido un libro de relatos fantásticos. Pero surgió de este modo.
 
-Muchos de tus cuentos están escritos en primera persona, pero ¿alguno de ellos es autobiográfico?
Algunos de ellos tienen algún rasgo autobiográfico, quizá sirven como contexto en unas ocasiones; en otras, una excusa para continuar la historia. A veces son rasgos de un personaje, pinceladas del carácter, ideas que me obsesionan, o denuncias encubiertas.Pero no hay un cien por cien de autobiografía, porque yo suelo elaborar mucho el material del que dispongo, aprovecho muchas experiencias oníricas y acabo mezclándolo  todo, cambiando el contexto o los personajes, o el tiempo, o el lugar.
 
-¿Cuál de estas historias te gustaría vivir?
Todas las historias de Cotidianos están vividas aunque sólo sea por el mero hecho de haberlas escrito, diseñado, pensado, discurrido...
 
-¿Y cuál no?
Hay varias historias que son dolorosas por diferentes motivos. Banda sonora para una película habla de la muerte del ser más querido; Recuerdos en fuga de París, del sufrimiento ante la enfermedad, Solo rumano revive un pasado muy obscuro. Todas ellas son historias que inquietan por dentro. Que remueven. También Mar de recuerdos y Hombres.
 
-¿Es inevitable el desencanto de las parejas?
No, supongo que no. Pero ocurre que hablar de la felicidad literariamente da poco que decir mientras que la desgracia, el enfrentamiento, los desencuentros son terrenos literariamente abonados para hablar de ellos. En general  todo lo que suponga discusión, enfrentamiento, contraposición, da más juego. Lo de la felicidad lo dejo para Bucay.
 
-¿Qué harías si encontraras un maletín por la calle?
En el relato El maletín del barrendero el protagonista encuentra un maletín. Es un hecho anecdótico, yo hace menos de un año encontré una billetera con bastante dinero, documentación, etc... La entregué a la policía local pero me dijeron que ellos tardarían tiempo en avisar al propietario por lo que me tomé la molestia de entregarla yo mismo en la secretaría del instituto donde estudiaba su propietario. El hilo de la historia nos lleva a ver cómo en una sociedad de rufianes y sin principios, como en la que vivimos, siempre hay alguien que se aprovecha de nuestros pequeños esfuerzos cotidianos.
 
-¿Has dejado alguna vez unas oposiciones por realizar un postgrado?
Es curioso como el tiempo es cíclico. Este relato, Levando anclas, tiene casi diez años y ahora podrían su contenido y contexto ser de rabiosa actualidad. Digo esto porque no estaba pensado como cuento sobre la cacareada crisis, pero habla de ella. Yo hice las oposiciones y no he estudiado ningun postgrado.
 
-¿Te has enamorado de la hija de un feriante?
No. Ni siquiera he sentido demasiada atracción por las ferias que en mi niñez eran focos de delincuencia. Sin embargo el relato La hija del feriante habla de ese primer amor infantil y de la huella que deja en nuestra edad adulta.
 
-¿Qué esperas que los lectores encuentren en estos relatos?
Nunca he entendido porqué siendo nuestro tiempo de ocio tan corto y tan espaciado no se hayan puesto de moda los relatos. En nuestras vidas tenemos multitud de tiempos muertos y esperas en transportes públicos, trámites burocráticos, citas, lugares propicios para leer un relato en  vez de esos mamotretos sobre códigos y templarios de quinientas hojas. Un relato dura muchas veces lo que dura nuestro trayecto en transporte público. Son ideales para leer en esas circunstancias. Una pequeña historia antes de empezar a trabajar. Sólo deseo que hagan pensar, que conmuevan, que dejen huella, que hagan reír o llorar, o sonreír, o apartar el libro un momento para volverlo a coger un rato después, que hagan asomarse a la ventana, que provoquen un recuerdo infantil, o el redescubrimiento de un rostro que se creía olvidado...
 
-¿Qué nuevos proyectos tienes en el horizonte?
Acabo de finalizar un poemario que busca editor. Ahora he retomado la escritura de una novela que habla indirectamente de la transición y para un futuro próximo estoy trabajando además en un ensayo sobre la estancia de Unamuno en Canarias.

 

28/05/2009 17:29 cotidianos Artículos. Artículos No hay comentarios. Comentar.


RESEÑA DE COTIDIANOS POR CRISTINA MONTEOLIVA

20090528173811-sunp1598.jpg

¿Dónde buscar la inspiración a la hora de escribir un cuento? ¿Acaso en lo insólito, en lo fantástico, en lo más recóndito de la imaginación? ¿Porqué no fijarnos también, de vez en cuando, en lo cotidiano, en lo rutinario, en eso que le pasa a la gente todos los días? Nos sorprendería saber cuantos de estos hechos pueden dar lugar a una buena historia. Pero aún estamos a tiempo: Luis Vea García puede enseñárnoslo a través de Cotidianos, su libro de relatos que hoy nos ocupa.

 

Cotidianos, como antes apuntábamos, no es otra cosa que un excelente libro de cuentos de extensión variable cada uno de ellos, compuesto por un total de veinte piezas que se distribuyen en seis apartados: sexo, trabajo, parejas, ayer, enfermedad y además. Aunque el libro podría estar dividido en otras secciones igualmente válidas, o no estar segmentado de ninguna manera, explica el autor en la breve introducción que precede a estos cuentos (y que, de paso, nos acerca más al escritor de este volumen) la idoneidad, según su criterio y el momento de la publicación, de presentar así su obra.

 

Hablar de estas secciones tal y como nos las presenta el autor, enumerar los cuentos que componen cada una de ellas, no es algo que creo que deba hacer yo en este momento. ¿Por qué?, os preguntaréis. Es bien sencillo: si yo así lo hiciera le quitaría toda la emoción al asunto, desvelaría todo el misterio. Así que con vuestro permiso, y con el del autor, os diré que en los mundos cotidianos que Luís Vea García nos presenta en este libro hay cabida para el recuerdo y/o la nostalgia (“Mar de recuerdos”, “Banda sonora para una película”, “Recuerdos en fuga de París”); los primeros y más tiernos amores platónicos (“La hija del feriante”); los encuentros más inesperados (“Tránsito de un libro a una mujer”, “La espera”), que a veces tienen un final feliz (“Como decía Shere Hite”); los desencuentros por desgracia irremediables (“Redención”, “Cruce de caminos”, “Aria de soledad”), las leyendas urbanas (“La chica de la peli”), que muchos nos aseguran haber vivido en sus propias carnes; esos sueños que se pueden hacer realidad (“Levando anclas”) y aquellos que no acaban tan bien para los que los protagonizan (“El mar lamía los pies”, “El maletín del barrendero”); las más grandes soledades (“Obligada soledad”); ese toque de locura que todos llevamos dentro (“Zzz (autorretrato cotidiano)”, “Nicotina”), que pueden acabar convirtiéndose en las obsesiones (“Anhelo reiterado entre sábanas”), y éstas, finalmente, pueden llevar a aquellos que las padecen a cometer actos terribles (“Hombres”, “Sólo rumano”).

 

Veréis, por tanto, que los temas tratados en este libro son tan variados como interesantes, tan clasificables como todo lo contrario, tan rutinarios como fuera de lo común. Y es que, a fin de cuentas, hay tantas situaciones cotidianas como personas hay en el mundo. ¿A qué no lo habías pensado antes?

 

En definitiva, con una prosa sencilla, sin pretensiones, clara y honesta, gracias al predominio de los narradores en primera persona que nos hacen pensar en que lo autobiográfico se cuela más de una vez por estas páginas, y a través de unas historias cargadas de significado, Luís Vea García nos ayuda a descubrir que el mundo de lo cotidiano, eso que a veces pareciera no tener importancia por rutinario y monótono, está lleno de situaciones que a ojos de muchos, en realidad, son simplemente extraordinarias. Porque, insisto, lo que es cotidiano para unos es todo un hallazgo para otros. ¿O es que acaso existe lo cotidiano, como término global? Y, en todo caso, ¿no sería bueno, de vez en cuando, tal y como Luís Vea García nos invita a hacer, pararnos a pensar en todas esas cosas que pasan normalmente a nuestro alrededor? Quizá nos estemos perdiendo algo y no lo sepamos aún.

 

Aunque muchos piensen que lo que nos pasa en el día a día, lo rutinario de nuestras vidas, no pueda interesar a nadie, queda demostrado gracias a un excelente libro de relatos como Cotidianos que todo aquello que para muchos pasa desapercibido merece ser contado, puesto de manifiesto. Sé que vosotros también lo veréis así, tan sólo tenéis que animaros a adentraros en las páginas de este libro.

 

Cristina Monteoliva


http://www.labibliotecaimaginaria.es/page10.php?year=2009&month=5



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris